top of page

Cómo Identificar La Enfermedad Hepática En Gallinas Ponedoras


Comprender la salud del hígado es esencial para una producción óptima de huevos. El hígado desempeña un papel fundamental en la filtración de toxinas, el metabolismo de las vitaminas y otros factores que influyen en la calidad de la yema y la cáscara. Lamentablemente, varias enfermedades que perjudican la salud y el rendimiento de las gallinas ponedoras atacan al hígado.


Para evitar problemas hepáticos, es importante saber primero qué aspecto tiene un hígado sano en la necropsia, para poder detectar los problemas y hacer los ajustes oportunos. Echemos un vistazo más de cerca al hígado y examinemos tres condiciones comunes: micotoxinas, hígado graso e hígado con manchas.


¿Qué aspecto tiene un hígado sano?

Aunque no hace falta que seas tu propio veterinario, es importante distinguir un hígado sano de uno enfermo para poder detectar anomalías y dar información precisa a los técnicos expertos para que intervengan.


Un hígado de ponedora sano debe ser de color café oscuro, uniforme y puede representar hasta el 4% del peso corporal del ave. Durante la puesta, no es raro que el hígado cambie de color de forma natural y se vuelva más pálido/amarillo o incluso café castaño.


Hígado normal y sano (izquierda) Hígado graso (derecha) - Fuente de la imagen: Hendrix Genetics


Un hígado sano es una parte vital del metabolismo de los nutrientes, el almacenamiento de vitaminas, la activación de la vitamina D y la eliminación de residuos y toxinas. Dado que el hígado puede eliminar toxinas y patógenos nocivos, existen múltiples afecciones que presentan signos clínicos en el hígado.


Micotoxinas-Hígado

Las micotoxinas son toxinas producidas por ciertos mohos u hongos y a menudo pueden introducirse en las aves de corral a través de granos húmedos o contaminados. Dado que una de las funciones del hígado es filtrar las toxinas, es el órgano más afectado por las micotoxinas, y los signos clínicos suelen ser un aumento de tamaño asociado a degeneración grasa y coloración amarillenta.


Hígado normal y sano (izquierda) a hígado gravemente afectado por micotoxinas (derecha) - Fuente de la imagen: Research Gate


En última instancia, las micotoxinas dañan el hígado y merman su capacidad para eliminar toxinas y regular el metabolismo, lo que provoca un bajo rendimiento e incluso un aumento de la mortalidad en las gallinas.


Para limitar la exposición a las micotoxinas, los productores deben actuar con precaución cuando se acerquen al final de los silos de grano o a regiones con altos niveles de micotoxinas. Afortunadamente, existen productos especializados que pueden ayudar a ligar y eliminar las micotoxinas antes de que se conviertan en un problema para su producción.


Hígado Graso

El término "hígado graso" describe una acumulación de grasa en las células del órgano que puede producirse por malnutrición o sobrealimentación. El hígado graso suele observarse cuando las aves han sido alimentadas con dietas ricas en energía o proteínas y también se han detectado casos cuando han sido expuestas a temperaturas más elevadas.


El hígado aparece agrandado (con hasta un 40% de grasa) y frágil, con diversos grados de hemorragia (manchas de sangre). Debido al papel del hígado en el metabolismo, las aves afectadas también pueden mostrar una disminución de la integridad del esqueleto y una mala calidad de la cáscara del huevo.


Hígado graso – Fuente de la imagen: Veterinary digital


El hígado graso se asocia a un balance energético (calórico) positivo. Esto significa que las mejores medidas preventivas que pueden tomar los productores se centran en controlar el peso corporal y la ingesta de alimento de las aves para poder hacer las modificaciones nutricionales pertinentes. La adición de antioxidantes, vitamina E y selenio también puede ayudar a reducir la incidencia del hígado graso.


Hígado Con Manchas

El hígado con manchas se asoció por primera vez con la producción en libertad. Sin embargo, desde entonces se ha detectado tanto en operaciones con jaulas como sin jaulas. El hígado con manchas se asocia a menudo con una fuerte caída de la producción de huevos y un aumento de la mortalidad, incluso superior al 1% diario, en las bandadas que entran en el pico de puesta.


En la autopsia, las ponedoras muestran manchas blancas características por todo el hígado. La bacteria, Campylobacter heaticus, ha sido cultivada y caracterizada como el principal agente causante del hígado con manchas.


hígado con manchas - Fuente de la imagen: WATT Poultry


Dado que el hígado con manchas es una enfermedad de origen bacteriano, los antibióticos o aditivos antimicrobianos han demostrado cierta eficacia en el tratamiento de las bandadas. Sin embargo, la bioseguridad y los programas preventivos siguen siendo el mejor curso de acción para los productores debido a la dificultad del tratamiento.


En general, la salud del hígado de las ponedoras debe ser siempre una prioridad para los productores avícolas. Si sabe cómo es un hígado sano y cómo afecta cada tipo de enfermedad hepática a sus ponedoras, podrá intervenir a tiempo si es necesario y mantener aves sanas y de alto rendimiento durante todo el año.


Cómo Manejar De Forma Natural Los Problemas Hepáticos En Las Ponedoras

Aparte de controlar la ingesta de alimento, la mortalidad y la producción de huevos de su bandada para detectar cualquier anomalía en la salud del hígado, los productores disponen de varias formas naturales de tratar las enfermedades hepáticas de las ponedoras.


Los aditivos para piensos que contienen aceites esenciales y prebióticos pueden ayudar a reforzar de forma natural la inmunidad de las aves y reducir la aparición de enfermedades hepáticas. Los aceites esenciales contienen potentes propiedades antimicrobianas y antioxidantes que pueden ayudar a reducir la aparición de hígado graso y manchas hepáticas. Además, los silicatos especiales y las vitaminas pueden ayudar a ligar las micotoxinas y hacerlas pasar a través de las aves antes de que dañen el hígado.


Regano EX® de Ralco es un aditivo natural para piensos que contiene una mezcla patentada de aceites esenciales que ha demostrado reducir los patógenos y proteger los tejidos del estrés oxidativo con unas propiedades antioxidantes 40 veces superiores a las de la vitamina E natural. Regano EX se utiliza mejor desde el inicio de los problemas de la enfermedad hasta la duración de los signos y síntomas clínicos. Para el control de micotoxinas, RFlo™ de Ralco es un aditivo para piensos diseñado con una estructura molecular única de silicato que ayuda a ligar las toxinas antes de que puedan dañar el hígado y no perjudica la utilización de nutrientes.


Para obtener más información sobre cómo Regano EX e RFlo pueden ayudar a manejar la enfermedad hepática en sus ponedoras, póngase en contacto con el Dr. Tim Broderick, nutricionista avícola de Ralco, llamando al 1-800-533-5306 o enviando un correo electrónico a info@ralcolatinoamerica.com.
104 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page